Planificá tus comidas, cumplí tus obetivos y ahorrá tiempo y dinero.

¿Te pasó alguna vez que rompiste la keto simplemente porque no tenías nada a mano para comer?  Todos los días pensas: ¿Qué voy a comer hoy?  Planificar nuestras comidas nos permite llevar una vida más equilibrada y organizada.

Ventajas de planificar el menú semanal:

  1. Nos asegura el éxito de seguir correctamente nuestra alimentación.
  2. Nos ayuda a balancear las comidas: No les pasa que de repente se hartan de ciertos alimentos? Hacer el menú nos va a ayudar a equilibrar nuestra alimentación. 
  3. Nos ayuda a ahorrar: Tiempo y dinero. Cuanto tiempo nos lleva pensar: qué vamos a comer hoy? Resolver eso en un día, nos va a permitir ahorrarnos ese tema y también dinero al organizar nuestras compras, 
  4. Realizamos compras inteligentes: famosoooo que nos vamos más de una vez al súper y SIEMPRE compramos algo de más, osino no tenemos idea de que comer y vamos comprando cosas “por si acaso” 
  5. Evitamos el desperdicio de alimentos: Es tan triste que viendo que a tanta gente le falte comida, muchas veces nos veamos obligados a tirar comida, solo porque algo se nos echó a perder, hicimos un mal cálculo o nos olvidamos de su existencia. 
  6. Podemos innovar: Excelente oportunidad para probar nuevas recetas, descubrir nuevos sabores y ampliar tu talento culinario o afinar tu paladar

¿Cómo empezar a organizar nuestro menú semanal?

  1. Tener en cuenta nuestra rutina y también los eventos que planificados que tenemos en esa semana. 
  2. Para armar el menú empezá revisando los elemento que tenés en la heladera y en la despensa (que sea permitido, obvio)
  3. Busca en google recetas que contengan esos ingredientes. 
  4. Agrega más ideas que sean posibles hacer en casa y anota los ingredientes que te faltan
  5. Por último, Elegí un o unos gustitos y ubicalos en los días en que te sientas más vulnerable.

Extra tips:

  1. Pegar el menú por la heladera o algún lugar visible.
  2. Quitarle una foto para tener en el celular por cualquier cosita. 
  3. Podemos cocinar porciones extras de algún plato que nos guste mucho y congelar. Así tenemos el trabajo listo para otra ocasión. 
  4. ReAprovechar la comida: Ej: Si comemos asado, podemos hacer croquetas o tacos con el sobrante al día siguiente.
  5. Que tu menú tampoco te estrese, no siempre puede salir todo como lo planeamos. Si esto pasa, improvisamos un plan b y seguimos disfrutando de la vida.

Share:

More Posts

Send Us A Message